La última defensa de Occidente

Diego

La izquierda nos ha tenido domesticados demasiados años. Aún recuerdo las clases de progresismo disfrazado de ética que impartían comisarios y comisarias políticos, algunos por obligación, otros por fanatismo devoto al materialismo marxista y a sus indigestiones históricas: los blancos hemos oprimido a todos los que no sean blancos –que vivían en paraísos terrenales hasta que llegamos con la cruz– el hombre maltrata a la mujer, Franco es la maldad universal y de la iglesia mejor ni hablar. El día que tocaba prejuicios raciales algún valiente saltaba a manifestar que lo expuesto no cuadraba con la realidad de su barrio –donde de vez en cuando unos marroquíes te daban muy amablemente la opción de la pela o los palos y en todo caso un buen susto y unos capones de regalo–.  El profesor terminaba humillando al bribón o acusándolo de ignorancia e impiedad… Pues eso que al final te callabas…

Ver la entrada original 774 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: